ES KAsi UN blog

Blog de Unkasoft, donde hablamos de programación de juegos para móviles, advergaming, marketing móvil, la industria de los videojuegos, metodologías ágiles y todos aquellos temas que nos preocupan en nuestro día a día

17 julio 2008

Valoración de una startup

Carlos Blanco en un interesante post, hablaba sobre la valoración de una startup según un Business Angel. Y entre los comentarios destacaba el de Damian Voltes. El cual clasificaba las startups en función de la calidad del proyecto y la calidad del equipo gestor. Indicando los cuatro cuadrantes, con dos opciones complejas para el inversor:

1. Alto equipo gestor y baja calidad de proyecto

2. Nivel bajo del equipo gestor, pero alta calidad en el proyecto.

Coincido con Damian Voltes que la opción 1, es mejor. Invertir en una empresa con un equipo gestor que no este al nivel es altamente arriesgado. Por ello, siempre que se presenta a un Venture Capital, mi socio Jaime, siempre muestra al equipo –que seguro que es bueno : ) –

Para Carlos Blanco, las prioridades como inversor son parecidas

  1. Emprendedor (su capacidad de gestión y ejecución, además de su conocimiento para emprender ese sector)
  2. Sector al que se dirige el negocio
  3. Equipo (socios, profesionales, … )
  4. Ecosistema (Business Angels, Familia, Amigos, …)
  5. La idea
  6. Otros activos (software, dominios, patentes, licencias, …)

Ambos están en lo correcto, la vida cambia constantemente, especialmente en el mundo de la tecnología. Por ello hay que renovarse día tras día, y una idea sensacional, mañana será algo habitual. El equipo gestor debe ser capaz de vislumbrar esos cambios de rumbo y ejecutarlos.

Igualmente, venia a mi cabeza, ¿Cuál podría ser el inversor ideal para una startup? ¿qué prioridades tendría ? ¿Cómo sería en un mundo utópico?

Voy a lanzar una lista inicial, y según reciba comentarios, la podría cambiar:

1. Business Angel o VC. Capacidad de ayudar al proyecto y conocimiento para invertir en ese sector

2. Porfolio de empresas en el ecosistema. Área de inversión. Si la empresa tiene pensado crecer en una zona geográfica que el inversor y el emprendedor conozcan.

3. Libertad de movimiento, dentro de un marco que se acepte al comienzo de la relación.

4. Una valoración del proyecto ajustada al potencial. Aunque ya sabemos que el emprendedor suele irse al lado oscuro y tiene a sobrevalorar el proyecto.

5. Asegurarse que el equipo gestor se mantiene en el tiempo como un buen gestor. Los tiempos cambian, los mercados también y el equipo gestor debe avanzar. Así que debe apoyar la formación continua del gestor.

6. Capacidad de networking, Apoyo legal, Feedback de sus participadas – generación de negocio. Empresas en su porfolio con posibilidades de generar negocio unas a otras.

7. Correcto seguimiento del proyecto. Pero creo que es algo lógico, no habrá muchos que inviertan y vuelvan al final del periodo a ver que ha pasado. Si conocéis casos de inversores que se despreocupan de su inversión, podéis comentarlos : )

8. El vil dinero.

Nosotros nos gusta llamarlo SMART MONEY. Tal vez, podríamos hacer una matriz similar, con dos ejes capacidad económica y calidad del inversor.





Los cuadrantes serian:

· A: Inversor con fuerte capacidad de inversión y con alta calidad de la misma. Tiene poder de inversión, para ayudarte en las rondas necesarias. Conoce el sector, tiene empresas en su porfolio con la crea afinidades. Controla las regiones del proyecto del emprendedor. Además de apostar por el emprendedor, mantenerle en ‘forma’ –con buena formación- y dar seguimiento periódico del proyecto.

· B: Inversor sin fuerte capacidad financiera pero todas las cualidades anteriormente mencionadas. Si buscas una expansión internacional, tal vez no te pueda cubrir toda tu expectativa financiera, pero sea un paso intermedio.

· C: El inversor no cuenta con las cualidades anteriores pero dispone del dinero para propulsarte. Con no disponer de las cualidades, me refiero a por ejemplo, inversor habitual de ladrillo que quiere invertir en tecnología.

· D: El inversor no cuenta con las cualidades y su poder de inversión es bajo.

Normalmente, el cuadrante A, es el ideal y dejo que en los comentarios, pongáis ejemplos. No obstante, no creo que muchas startups tengan acceso a ellos.

La duda también podría aparecer entre B y C, inversor con dinero sin conocimiento del sector, inversor con poca capacidad de inversión pero que puede aportar mucho. En el cuadrante B, podemos encontrar Business Angels, que logren que avancemos desde el capital semilla. En el C, como comentábamos, inversor cansado del ladrillo.

En mi caso, no me gusta que entre alguien simplemente porque dispone del dinero para invertir. Para evitar problemas el emprendedor y el inversor deben andar de la mano.

Y termino con una frase que lo dice de una forma mas agraciada:

Son tantas las cosas que no puedes imaginar aún
siquiera
y que te esperan,
más adelante,
en tu camino.

(Cosas que yo no puedo contarte
porque ni siquiera me creerías.) “ La mirada oblicua

Etiquetas: ,


Comentarios:

Si yo fuese inversor, y sobretodo en una start-up pequeña, jamas metería ni una sola peseta sin conocer al equipo al completo.

En mis años de experiencia jamas he tenido que hablar con un inversor para nada, lo cual me da la importancia de "el equipo" para el inversor. Eso sin contar que lo habitual es que vengan con látigo incorporado.
 


Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?