ES KAsi UN blog

Blog de Unkasoft, donde hablamos de programación de juegos para móviles, advergaming, marketing móvil, la industria de los videojuegos, metodologías ágiles y todos aquellos temas que nos preocupan en nuestro día a día

03 febrero 2009

Las PYMES españolas no superarán la crisis

Es la realidad que observo cada día, las empresas españolas que no tengan tesorería para los próximos 18 meses, seguramente dejen de existir. Aunque parezca radical, y después de analizar los mensajes y ayudas en el mercado, la conclusión es que el gobierno no puede o es incapaz de ayudar y la capa financiera se ha atrincherado en su línea dura. Intentaré explicarlo con varios ejemplos:

- Pepe es un empresario del embutido que siempre ha movido buenas cantidades de dinero y que nunca ha tenido problemas de liquidez, siempre ha habido algún moroso, pero el porcentaje no podía afectarle realmente. Desde hace unos meses, ha notado que sus clientes habituales no le pagan en fecha y que le piden tiempo para hacer los pagos. Pepe ha pagado a sus proveedores y mantiene al día todos sus gastos. Siempre ha tenido tesorería bien invertida en su banco habitual y poco a poco va notando que sus puntas de tesorería se reducen y que tiene cada vez menos dinero. Un día, Pepe decide que tiene que parar la rueda porque se va a quedar sin dinero y decide bajar la producción un 25% y no servir aquellos pedidos a clientes habituales con riesgo de morosidad porque no acaban de cumplir los pagos. Decide no regularizar la plantilla porque le ha costado mucho encontrar a un grupo trabjador y que cumple. Pasa cierto tiempo y ve que la morosidad sube y que aunque tiene pedidos y factura bien, no le pagan. Pepe decide tomar medidas drásticas y baja la producción al 50% y regulariza el 30% de su plantilla con despidos pagando el máximo legal. Pepe está asustado y decide pedir un ICO Liquidez para pasar el bache y pasa por su oficina bancaria habitual. Emilio, el director de la sucursal bancaria de Pepe le cuenta a Pepe que ya tienen los ICO liquidez y que las condiciones son Euribor + 3% y que la empresa no tenga una deuda superior a 1.000 €. Pepe le mira incrédulo y le pregunta cuantos prestamos ICO Liquidez ha concedido, a lo que Emilio responde que ninguno. Pepe empieza a pensar que ese crédito tecnológico de 30.000 € que pidió al banco hace un año para renovar los equipos informáticos y parte de las máquinas, no debería de contar como deuda, pero resulta que cuenta y mucho...

- Juan, empresario tecnológico con una empresa que lleva 5 años en el mercado y que ha desarrollado una tecnología innovadora para Internet, decide dar el siguiente paso en el proceso de consolidación de su empresa. Su objetivo es empezar a vender su nueva tecnología patentada, en España y en otros países. Hasta el momento ha tenido dinero de amigos, familiares, ayudas regionales y nacionales, de los socios iniciales de la empresa y de un business angel. Su deuda actual en créditos blandos y participativos alcanza los 300.000 € y tiene a 10 personas en plantilla. Juan cree que la crisis económica no debería afectar mucho a un plan de expansión comercial en una empresa de base tecnológica. Lo primero que hace Juan es hablar con varias empresas de capital riesgo y entidades de desarrollo empresarial de su región. Ya en las primeras reuniones el tema no pinta bien. El primer capital riesgo le dice que si no tienen ciertas ventas equilibrando las cuentas, que no se cree que sea capaz de vender su producto. El segundo capital riesgo le dice que ellos no financian el desarrollo del producto ni la investigación y desarrollo, sino que financian proyectos muy rentables a 4 o 5 años. Juan le comenta que ellos ya tienen la tecnología y las patentes y que quieren montar su equipo de ventas y venderlo, pero el técnico del capital riesgo le dice que tienen mucha deuda acumulada y que no les interesa. En las agencias de desarrollo de su comunidad le dicen que pida las ayudas a I+D y a internacionalización, a lo que Juan les pregunta cuanto tiempo tardarán en resolverlas y si pueden adelantarle una parte para organizar su departamento comercial. El técnico de la agencia regional le dice que están resolviendo las ayudas en 3 o 4 meses y que ya no pueden adelantarlas porque el año anterior se les acabó el dinero para cualquier tipo de adelanto y que no sabe cuando desembolsarán las ayudas después de que el empresario haya hecho la inversión. Juan deja de dormir por las noches y empieza a preguntarse como se puede desarrollar tecnología sin invertir (deuda) o como se puede crear un producto tecnológico vendiendo al mismo tiempo sin tenerlo desarrollado. Al mismo tiempo piensa que va a necesitar dinero para vender pero también para mantener el equipo de desarrollo (tecnólogos) hasta que consiga vender para llegar al punto de equilibrio. Cree firmemente que su producto se puede vender y ha conseguido algunos acuerdos iniciales para instalar su tecnología en algunos clientes que están dispuestos a probar, pero también cree firmemente que se ha equivocado de país.

- María es una diseñadora gráfica muy reconocida en los foros de artistas digitales y ha conseguido varios premios por sus trabajos. Hace dos años, decidió montar un estudio con dos compañeros más y además contrataron a otros cuatro artistas para ofrecer sus servicios a empresas diversas como estudios de vídeo, empresas de desarrollo de juegos, animación 3D, desarrolladoras de páginas web, productoras de cine y televisión, etc. María y sus compañeros han avanzado bien durante dos años, han conseguido equilibrar la empresa con los proyectos que han hecho y sólo tienen algunos créditos subvencionados para la compra del material informático que necesitan. María empieza a ver que cada vez hay menos pedidos porque algunas empresas que eran sus clientes han cerrado o han decidido subcontratar en otros países por ahorrar costes. Al mismo tiempo María se da cuenta de que parte de sus clientes le deben la mitad de la facturación del año anterior y algunos se han retrasado en los pagos. María, muy previsora, decide tomar cartas en el asunto para evitar quedarse sin dinero en el banco, donde siempre tiene el dinero para cubrir 3 o 4 meses de gastos. Lo primero que hace es reducir la plantilla y sólo se quedan los socios fundadores y lo segundo es contactar con diseñadores en latinoamérica para cubrir cualquier pedido que no puedan cubrir los socios que trabajan en la empresa. María nota que la calidad de sus trabajos está bajando por la carga de trabajo y porque los subcontratados en otros países no responden de la misma manera que la plantilla que tenía en su oficina. Además se da cuenta que sus clientes la están apretando los presupuestos mucho y que algunos le deben bastantes facturas. María decide acercarse a su banco para hacer un factoring de algunas facturas y adelantar algo de dinero para intentar mejorar la situación contratando a alguno de los chicos de la palntilla antigua. Rosa, la comercial de la oficina bancaria de María le indica que los Factoring tardan bastante y que le cobran por cada estudio de cliente nuevo que lleve la cantidad de 50 €. María le dice que le parece bien y le entrega toda la documentación. Después de un tiempo, 3 semanas, María llama a Rosa y le pregunta por el Factorig. Rosa le indica que de las 5 facturas que le ha llevado, 3 son de clientes que no pueden hacer el factoring porque no son de fiar y que las otras 2 siguen en estudio. María empieza a sospechar que no va a encontrar a nadie de fiar porque le acaban de rechazar la factura de una de las mayores productoras de cine del país. María habla con sus socios y comentan que pueden reducirse el sueldo, ya escaso, e intentar hacer un sobreesfuerzo saliendo más tarde porque ya están trabajando los fines de semana, hasta que mejore la situación general. María ha calculado que a este ritmo podrán aguantar 6 u 8 meses antes de agotarse o quedarse completamente si dinero. María piensa todos los días antes de acostarse que parte de los créditos tecnológicos para material informático los avaló personalmente ante su entidad bancaria, aunque eran de origen del estado.

Elena es una empresaria de éxito con premios a la excelencia empresarial tanto nacionales como internacionales a sus espaldas por el rápido crecimiento de su empresa de servicios de limpieza de pintadas y grafttis en paredes. Elena se da cuenta que sus mejores clientes son los ayuntamientos y que le adeudan desde hace un par de años cerca de un millón de euros y que el tema parece que va para largo. Elena tiene además algún aval personal sobre su flota de vehículos (en renting), y que ha dispuesto de una línea de crédito de 100.000 € en el último año. Elena se ha asustado porque su banco le ha dicho que este año no le va a renovar la línea de crédito a su vencimiento y que debe liquidarla a la fecha de su finalización. Elena se encuentra entre la espada y la pared porque sabe que sus clientes no le van a pagar a corto, que no le hacen factoring de facturas de ciertos ayuntamientos y que tiene que seguir dando servicio para facturar y seguir moviendo su negocio. Elena es una chica decidia y decide solicitar un aplazamiento en el pago del IRPF y de la Seguridad Social para capear el temporal. No sabe cuantos pagos podrá aplazar, pero si consigue reorganizar los tributo durante dos o tres trimestres, el tema podría mejorar. En La Agencia Tributaria le indican que como el aplazamiento que quiere solicitar para el primer trimestre supera los 6.000 €, entonces tiene que presentar una solicitud de aprobación con un compromiso de aval, es decir, que le toca avalar de nuevo el aplazamiento. En La Seguridad Social, le indican que puede aplazar una parte de los seguros sociales y que tiene que empezar a devolverlo en el mismo mes del aplazamiento de manera mensual y con un máximo de 30 meses, pero que ellos decidirán el plazo de devolución. Elena empieza a pensar que a lo mejor habría sido un acierto malvender su empresa a aquella gran constructora que le subcontrataba de vez en cuando y que le hizo una mala oferta hace unos meses. Elena sigue siendo una chica decidida y toma la decisión de regularizar su plantilla casi completamente y volver a ponerse a trabajar ella en la limpieza de paredes junto con su marido y su hijo mayor hasta que mejore la situación, aunque si los ayuntamiento se retrasan otros 12 meses en pagar, no sabe como va a hacer frente a la situación, además de que su marido, su hijo y ella son autónomos por ley, al ser socios y administradores de la empresa.

Todos estos ejemplos no son exactamente casos reales, sino aproximados de la realidad que observo y se que hay bastante gente que se identifica con ellos. Podría seguir ejemplo tras ejemplo, pero mi conclusión general es que las PYMES, Autónomos y MICROPYMES no van a superar en gran media esta crisis porque no existe un apoyo real, sólo campañas publicitarias sobre medidas vagas imposibles de ejecutar en la realidad. El estado no puede apoyar a las PYMES porque no puede endudarse más y no tiene capacidad de avalar, si es que no está cerca de la quiebra. Los bancos no van a asumir riesgos y ya mejoraran su rentabilidad en los próximos años subiendo comisiones ante la falta de ingresos por los créditos no concedidos ahora, los gobiernos regionales y municipales están casi en quiebra o intentando que la repercusión social sea la mínima mientras mantiene algunas empresas que dan imagen y marca industrial...

Parece que todos los pequeños empresarios y autónomos estamos solos ante el temporal y que o lo capeamos nosotros solitos con nuestros amigos y compañeros de trabajo, o que iremos directos a contribuir en la destrucción de la clase media española.

Dadle fuerte !!!

Etiquetas: , , , , ,


Comentarios:

No me acojones, que yo estoy intentando montar una empresa con poquito dinero y mucho esfuerzo.

Creo que la cosa está malita, pero en tiempos de crisis si solo se busca subsistir (ya que son los primeros pasos de la empresa) creo que si que se puede, claro que tenemos la ventaja de ser autofinanciados y estar implicados todos los que participamos.

Ah! me ha parecido buen comentario, ya que es la primera vez que leo "ES KAsi UN blog"
 


Primero darte la enhorabuena por emprender en estos tiempos y luego indicarte que en tiempo de crisis, siempre que tengamos ingresos suficientes y los cobremos, cualquier proyecto es perfectamente viable. En caso contrario, hay que estar financiado para muchos meses. En el caso que nos atañe, hay que poner en las variables de riesgo palabras como "cobro", "financaición ajena", "capacidad de endeudamiento" y "limite del autoendeudamiento". Nosotros nos especializamos en tecnología y la experiencia de la burbuja de las .com fue que sólo las empresas con caja suficiente o un flujo de caja estable, consiguieron sobrevivir a aquella crisis. Habrá muchos proyectos que encuentren su hueco y pasen el mal trago, pero muchos otros están a la deriva en una tormenta y los que tienen que encender el faro se han quedado dormidos.

Mucha suerte con vuestro proyecto !
 


Alucino, socio... hemos publicado dos entradas idénticas en lo esencial y en estructura con tan sólo 5 minutos de diferencia... [yo a las 11:12 y tú a las 11:17]... y Dios sabe que no tenemos comunicación ninguna [que ni me contestas a los correos ni me devuelves las llamadas ni me vienes a ver como no necesites una firma... y que conste que no te lo echo en cara, que me parece muy bien...] pues eso, que qué coincidencias, no? :-)
 


Todos los escenarios que describes tienen un punto en común: son empresas que requieren de financianción externa para funcionar.

Creo que sólo sobrevivirán a esta crisis las empresas que no requieran de financiación y dispongan en todo momento de liquidez. El resto, antes o después, acabarán cayendo.

En el escenario económico actual el modelo de negocio debe estar basado en la autofinanciación y debe garantizar la liquidez.

¡Felicidades por el blog!
 


Mario tiene el mismo pensamiento. Te prometo que no es un plagio :) , lo ha escrito al mismo tiempo que tu, Jaime.
http://nodos.typepad.com/nodos_prime/2009/02/est%C3%A1-pasando.html
 


Se me hace un agujero en el estómago leyendo esto.

Yo aun soy de los que piensa que por un lado o por otro acabaremos sobreviviendo, y es que la verdad es que no si pensara así, creo que hace tiempo hubiera tirando la toalla.

Además siendo pequeño es más fácil aguantar porque si eres grande y te tuerces a ver quien te endereza.

Veo luz al final del túnel.
 


No pasa nada, yo confio en ZP, por eso le voyte y por eso moriré orgulloso junto el y su gran fracaso de economia y gobierno de cachondeo que llevamos.
 


Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?